La menopausia es la época de la vida de una mujer en la cual deja de tener menstruaciones. El comienzo de la menopausia se sitúa alrededor de los 50 años, con un espectro que va de los 48 a los 54 años. Se produce porque la mujer comienza a perder progresivamente su función ovárica y, por tanto, baja la producción de las hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona.

Una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un período menstrual durante un año, aunque los cambios y los síntomas pueden empezar varios años antes. Éstos incluyen:

  • Cambio en las menstruaciones: Más o menos duraderas, más o menos profusas, con más o menos tiempo entre los períodos
  • Calores y/o sudoración nocturna
  • Dificultad para dormir
  • Sequedad vaginal
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse
  • Menos cabello y más vello facial

En la actualidad, existen suplementos naturales que ayudan a mantener el equilibrio hormonal, contribuyen a aliviar los sofocos y ayudan a conciliar el sueño. Estos complementos alimenticios a base de extractos vegetales posee una gran eficacia para contrarrestar los síntomas indeseables de la menopausia, por lo que son de gran ayuda para el bienestar de la mujer durante esta etapa.

Uno de los suplementos naturales más eficaces para aliviar los síntomas de la menopausia es VitaWoman Menopausia.

Se trata una formulación de extractos vegetales que actúan en sinergia ayudando a paliar los síntomas desagradables normalmente presentes durante la perimenopausia y la menopausia.

Para atender a las distintas necesidades durante el ciclo de las 24 horas, Vitawoman Menopausia contiene un comprimido para el día, cuya formulación especial te ayudará a copar con el estrés cotidiano, y otro para la noche, especialmente pensado para pasar una noche descansada.

Los comprimidos de acción día contienen extractos secos normalizados de las siguientes plantas:

– El Sauzgatillo es una hierba clasificada como adaptógena, con efecto equilibrante sobre las hormonas. Se cree que actúa sobre la glándula pituitaria, la cual, entre sus varias funciones, envía señales a los ovarios para secretar hormonas. Es este efecto estabilizante del Sauzgatillo el que ayuda a aliviar los cambios de humor, la ansiedad y el estrés.

– El Ñame, rico en el fitoestrógeno diosgenina, es una alternativa natural para ayudar a combatir los síntomas y enfermedades relacionadas a la dominancia estrogénica tales como los calambres y dolores menstruales.

– La Cimicífuga es utilizada para reducir la intensidad y frecuencia de los sofocos y sudoraciones. También puede ser útil en la ansiedad y cambios de humor asociados con la menopausia. La Cimicífuga no tiene efecto estrogénico en sí, lo que la hace segura en su uso. Se considera que actúa como un modulador selectivo de los receptores estrogénicos, estimulándolos en el sistema nervioso y óseo, evitando a su vez la sobre-estimulación en el útero y pecho.

– El aceite esencial de la Salvia contiene una serie de componentes, entre ellos el ácido rormarínico, que en conjunto ayudan a moderar la sudoración y el efecto de los sofocos.

– El Eleuterococo  (Siberian Ginseng) es un adaptógeno y tónico del sistema inmune, con propiedades antioxidantes y anticolesterolémicas. Su acción es suave y es poco probable que ocasione sobre-estimulación nerviosa. Puede ser tomado por periodos prolongados.  Bajo el contexto de la menopausia, ayuda en estados de agotamiento, cansancio y debilidad.

– El Lúpulo reduce los sofocos asociados a la menopausia, así como sudoraciones nocturnas. Favorece la regeneración del epitelio vaginal, ayudando con el problema de la sequedad vaginal, aumentando consecuentemente el deseo sexual.

Por otro lado, los comprimidos de acción noche contienen extractos secos normalizados de:

– La Verbena contiene unos principios activos llamados verbacósidos, los cuales actúan sobre los receptores nerviosos induciendo una acción tranquilizante y sedante.

– La Pasiflora se ha utilizado tradicionalmente como ansiolítica, tranquilizante y espasmolítica. Favorece la prolongación del sueño e inhibe la agresividad y la angustia.

– El Lúpulo, estandarizado en rutina, ayuda contra el insomnio, el estrés y formas suaves de depresión.

– El Espino Blanco ayuda a reducir la ansiedad y el nerviosismo. Regulador de la presión arterial, disminuye las palpitaciones y sudoraciones. Mejora la circulación de las piernas. Además, posee una gran capacidad antioxidante.

– La Teanina es un aminoácido, encontrado comúnmente en el té, capaz de producir una sensación de relajación.